La representacin del patrimonio arqueolgico aborigen en la sala expositiva "Sitios Arqueolgicos de Pinar del Ro" del Museo de Historia Natural "Tranquilino S. de Noda", Pinar del Ro

ARTÍCULO DE REFLEXIÓN

La representación del patrimonio arqueológico aborigen en la sala expositiva "Sitios Arqueológicos de Pinar del Río" del Museo de Historia Natural "Tranquilino S. de Noda", Pinar del Río.

The aboriginal archaeological heritage representation in the exhibition hall "Archaeological Sites of Pinar del Río" in the Natural History Museum "Tranquilino S. de Noda", Pinar del Río.

María Rosa González Sánchez1, Geidys León Amador2 y Tamara Abrante Hernández3

1. - Centro de Investigaciones y Servicios Ambientales, ECOVIDA, Pinar del Rio. Km 2 ½ carretera a Luis Lazo. CP. 23000. Telef. 750060 o 750063 ext 111. Correo electrónico: mariarosa@ecovida.cu

2. - Parque Nacional Viñales. Km 23 carretera a Viñales. Teléf.796143 0 44

3.- Museo de Historia Natural Tranquilino Sandalio de Noda. Marti 202 esquina Comandante Pinares. CP. Teléf: 779483. Correo elecrtónico: tamara@mhn.vega.inf.cu


RESUMEN

El patrimonio arqueológico es un activo social que debe protegerse, es irremplazable, y su gestión adecuada genera beneficios a la sociedad. Por este motivo, se plantea sentar las bases de preservación sostenible del patrimonio con el desarrollo urbano y rural, con las comunidades y agentes culturales locales, el turismo y los proyectos interculturales. En este sentido, los museos constituyen uno de los canales más dinámicos en la conservación y difusión del patrimonio y por eso se les considera agentes centrales en la vida misma de la nación. En línea con lo señalado se confirma que, para poder conservar y difundir el patrimonio a corto o largo plazo y lograr que los pobladores pinareños conozcan su herencia y se apropien de su historia; un medio fundamental es la creación de la sala permanente expositiva "Sitios Arqueológicos de Pinar del Rio" que se exhibe en el Museo de Historia Natural Tranquilino S. de Noda. En este medio se han implementado procedimientos y métodos adecuados a las necesidades de conservación, puesta en valor, investigación y difusión del patrimonio cultural-aborigen e histórico de la provincia, teniendo en cuenta que las principales funciones del museo serán: registrar, investigar, documentar, conservar, comunicar, difundir, educar y servir a la comunidad.

Palabras Clave: culturas aborígenes, patrimonio, museo, exhibición.


ABSTRACT

The archaeological heritage as a social asset to be protected is irreplaceable, and whose proper management generates benefits to the society of the country is paramount. For this reason, is to establish the bases of sustainable management that link heritage with urban and rural development, with local communities and cultural agents, tourism and intercultural projects. In this sense, museums constitute one of the most dynamic channels in the conservation and diffusion of the national heritage and for that reason, it is considered central agents in the very life of the nation. In line with the above, it is confirm that in order to preserve the heritage in the short or long term, and ensure that the Pinar del Río residents know their heritage, and appropriate their history, the creation of the permanent room "Archaeological Sites of Pinar del Rio" could be an efficient tool. In this medium, procedures and methods have been implemented to meet the needs of conservation, valorization, research and dissemination of cultural from the aboriginal's history of the province, bearing in mind that the main functions of the museum will be: to register, to investigate, to document, to preserve, to communicate, Disseminate, educate and serve the community.

Keywords: aboriginals cultures, heritage, museum, exhibition.


INTRODUCCIÓN

La creación de un espacio que exponga el patrimonio arqueológico y las huellas de la existencia de las culturas aborígenes de Pinar del Río ha resultado ser uno de los logros obtenidos a partir del proyecto Institucional "El patrimonio Arqueológico de Pinar del Rio. Evaluación del riesgo natural y antropogénico para su preservación" del Centro de Investigaciones y Servicios Ambientales ECOVIDA de Pinar del Río. Principalmente la idea surge a raíz de los resultados del proyecto, donde se constata puntualmente, las condiciones actuales de cada sitio arqueológico según el impacto que presentan y su prolongación en el tiempo, así como la necesidad de visualizar de forma práctica el entorno de un sitio arqueológico, que de manera natural se dificulta su acceso por las condiciones geográficas o por otras causas. Es importante señalar que si queremos divulgar nuestro legado cultural e histórico, con fines de pertenencia e identidad local; debemos vincular a las ciencias afines: la Arqueología, Antropología, las ciencias ambientales entre otras. Hemos vinculado la Educación Popular ambiental comunitaria como método para lograr a corto y largo plazo la preservación del patrimonio por las comunidades locales como entes sociales activos en la sostenibilidad del medio. "El que renuncia a sus tradiciones y no hace el esfuerzo por capacitar a su gente, compromete el futuro. Hay que decirle a la gente de donde vinimos, quienes somos y hacia dónde vamos" (Veloz-Maggiolo, 2007).

La sala denominada Sitios Arqueológicos de Pinar del Rio fue realizada en trabajo conjunto de las instituciones Centro de Investigaciones y Servicios Ambientales. ECOVIDA y el Museo de Historia Natural "Tranquilino Sandalio de Noda, lugar donde se ha establecido como exposición permanente. La misma fue creada primeramente, por la necesidad de difundir los resultados obtenidos de las investigaciones arqueológicas realizadas en la provincia de Pinar del Rio sobre las culturas aborígenes, además por la información obtenida en base a un proyecto de investigación, acerca de los riesgos que presentan los sitios arqueológicos debido al impacto antropogénico y natural en estos últimos años. Por último se tuvo en cuenta el reclamo del público pinareño en la creación de esta obra para beneficio social, ambiental y didáctico-educativo.

Para el estudio y creación de la sala se presentaron varios objetivos museológicos donde se pretende comprender críticamente la historia de las culturas aborígenes de Pinar del Río. Lograr que el visitante en su recorrido por la exhibición sea capaz de apreciar una representación ex situ de una cueva como sitio arqueológico que podemos encontrar en muchos de las áreas naturales de Pinar del Río; Reservas de Biosfera y Parques Nacionales. El público, podrá conocer la distribución geográfica de estos sitios arqueológicos. Comprender los métodos de la investigación arqueológica. Así como apreciar los exponentes del patrimonio arqueológico de Pinar del Río.

Se ha vinculado la información científica referente a cada exponente; con el objetivo de entender la dinámica de vida de los grupos o culturas que habitaron en Pinar del Río. De esta manera se puede comprender críticamente el encuentro y/o coexistencia entre los diferentes grupos culturales. Entender como ocurrió el fin de estas civilizaciones. Y se logra reconocer como los rasgos culturales de estos grupos han sido asimilados por la civilización moderna. Y por último apreciar el valor del patrimonio arqueológico y de la ciencia que lo estudia como elementos claves del referente didáctico- pedagógico de la exposición.

MATERIALES Y MÉTODOS

Mediante la técnica de papel maché, la utilización de cristales, Luces LED y Piedras, se logra realizar una exposición que recrea un ambiente natural (cueva), simulando un sitio arqueológico, en el que se exhibe una diversidad de objetos y materiales de aproximadamente 3000 años de antigüedad que fueron utilizados por los grupos aborígenes que habitaron en Pinar del Río (Figura 1).

Estas evidencias culturales fueron obtenidas a partir de las excavaciones realizadas durante los trabajos de campo mediante los proyectos implementados y ejecutados durante el transcurso de estos años por investigadores y especialistas del Centro de Investigaciones y Servicios Ambientales. ECOVIDA de Pinar del Rio.

Otro criterio que fue tenido en cuenta por el equipo de diseño y montaje de la exposición fue la recreación pictográfica (Figura 2) que de un sitio de habitación precolombino reflejó el connotado arqueólogo pinareño Dr. Enrique Alonso Alonso, quien además condujo por muchos años los estudios del patrimonio arqueológico de Pinar del Río

RESULTADOS

La creación de la cueva ex-situ como sala de exposición permanente favorece a la comprensión de la historia de las culturas aborígenes de la provincia más occidental de Cuba. Permite entender la tarea de preservar y conservar el patrimonio arqueológico debido al gran impacto que presenta el patrimonio, de la constante acción del hombre, del clima y del paso del tiempo que repercute en el deterioro de los vestigios materiales. Estos últimos elementos favorecen el surgimiento del conflicto acerca del riesgo ante el impacto natural y antropogénico que debe involucrar a los antropólogos, líderes formales y grupos de trabajo comunitarios. Ante esta situación vale preguntarse ¿Quién tiene la capacidad de analizar los riesgos ambientales ante el impacto antropogénico y qué papel juegan las instituciones, la comunidad y la ciencia? Estos resultados sirven para mostrar una vía posible para analizar la construcción de las responsabilidades individuales y colectivas, y el papel que juega la ciencia Antropológica y Arqueológica en estas construcciones.

Por tanto se incluye aquí en la sala de exposición un guión museológico que permite la visualización de cada uno de los exponentes donde se observan: objetos, mapas, panel informativo y gigantografía. Esto se ha logrado desde una perspectiva holística y didáctico _ pedagógica que permite apreciar una sala de exhibición bien lograda.

Para el área de exposición se utiliza el ala izquierda del sótano del Museo de Historia Natural, Tranquilino Sandalio de Noda a la cual se accede mediante una escalera. Tiene una superficie de 20 m2: 4L x 5ª. Esta sala no dispone de más salidas, por lo que el recorrido iniciará y culminará en el mismo punto, como se muestra en la Figura 3, donde se presenta el croquis seguido para su diseño espacial. La iluminación es totalmente artificial, con un sistema de luces LEDS, dirigidas a cada objeto; el espacio cuenta con ventilación natural.

En el espacio de la cueva ex-situ se expone el ajuar con su función. Además de saber para qué y cómo fueron utilizados por los aborígenes de Pinar del Rio (Guanahatabeyes y Siboneyes). Se exhibe diversidad de objetos y materiales: Pico de concha, plato de concha, vasija de concha, gubia de concha, cuchara de concha, el guamo o fotuto confeccionado del caracol Strombus gigas.

Se pueden observar las microcuentas de concha, el collar de cuentas, los colgantes, los buriles o raspadores, el cuchillo de sílex las piedras tintóreas, las dagas líticas y bolas líticas, los majadores o morteros, los morteros con hoyuelos, los percutores y las pictografías hechas en las paredes y techos de las cavernas. Los restos de alimentos restos de jutías, pescados, crustáceos, entre otros y restos humanos: Huesos de esqueletos de aborígenes (Siboneyes y Guanahatabeyes).

Para llegar a la sala se desciende por una escalera (única vía de acceso a la misma), la cual llega a la sala expositiva Sistemas Cavernarios, donde encontramos una entrada, a la izquierda, que da paso a la sala Sitios Arqueológicos. El recorrido, de derecha a izquierda, con una única entrada y salida. En la pared lateral derecha están ubicados los primeros exponentes: objetos ornamentales o adorno personal. A continuación aparece una pictografía.

En la pared opuesta, a la derecha, se encuentran objetos utilizados para la comunicación por sonidos. En el centro se ubicaron los objetos utilizados para procesar los alimentos y restos de los mismos. En el extremo izquierdo se exponen objetos utilizados para ingerir o guardar los alimentos. Y en la pared opuesta se encuentran los restos óseos de aborígenes así como otros objetos con función de ofrendas funerarias.

Se puede observar a la izquierda dos paneles con la Información Científica, que facilita al público entender el significado de sitio arqueológico conocido como una concentración de restos o evidencias materiales de la actividad humana que tuvo lugar hace muchos años (Figura 4). Estos restos se pueden encontrar mediante una prospección de superficie o del subsuelo. Los arqueólogos analizan la superposición de capas o estratos de tierra, lo que les permite establecer la antigüedad de los objetos; la ubicación, la forma y el material indican sus usos (Tabio y Rey, 1979).

En las imágenes anteriores se visualizan evidencias materiales representativas del patrimonio arqueológico aborigen. Estas se han encontrado en los sitios ubicados en cuevas y en áreas despejadas de la geografía montañosa y en las áreas protegidas de la provincia de Pinar del Rio. Los restos materiales poseen según fechado radiocarbono alrededor de los 3000 años de antigüedad y se encuentran actualmente como representación en la cueva " ex-situ". En la actualidad se cuenta con un potencial de 482 sitios aborígenes de filiación cultural preagroalfarera. De ellos existen hasta hoy 39 sitios excavados; la gran mayoría se concentran en áreas Protegidas Reserva de Biosfera Península de Guanahacabibes, Parque Nacional Viñales y en algunas zonas montañosas (Figura 5).

Los sitios excavados donde se han encontrado los diferentes restos materiales que se exponen son diversos. Pretendemos tomar como ejemplo algunos de ellos según huellas encontradas. Figuran entre estos cueva del Francés en la Península de Guanahacabibes. Existen allí pictografías aborígenes. Durante la visita puntual realizada en el año 2014 se pudo confirmar el buen estado de conservación que presenta dicha pictografía. En 1996 se realizó la excavación en Finca San José barrio El Palenque, municipio Consolación del Sur. Los restos de alimentos encontrados aquí indican según análisis de laboratorio por carbono 14 que la antigüedad de la habitación en el sitio no sobrepasa, los 3 500 años (Alonso 1995). Tenemos además las piedras tintóreas recolectadas en la Solapa de la Vaquería en la sierra de Pico Chico en el municipio de La Palma y los Guamos o fotutos cuya presencia es preferentemente en todos los sitios cercanos al mar sobre todo en los residuarios aborígenes.

Debemos destacar que en los sitios arqueológicos se han encontrado en mayor cantidad el Strombus costatus y el Strombus pugilis como materia prima en la confección de los diferentes instrumentos de concha. En parte se fundamenta como el Caribe y el Golfo de México forma lo que se llama desde hace muchos años una provincia malacológica. En sus fondos marinos se desarrollan especies de moluscos que establecen una constante para toda el área diferenciada, en las distintas zonas costeras por las características que estas puedan ofrecer. En toda el área existen las grandes especies que han servido para fabricar el instrumental de concha preagroalfarera. En nuestro país la concha vive formando parte de la cultura de sus habitantes aborígenes; en un principio aprovechando las formas naturales, colorido, rareza y belleza.

Por otra parte están los ejemplares de Gubias de Concha extraídas del sitio cueva de funche 1970 en la península de Guanahacabibes ubicada en la parte más occidental de Pinar del Río. Este sitio preagroalfarero, tiene fechados de radio-carbono que van desde el 4000 ±150 años antes del presente, hasta el 2070 ±170 antes del presente. Según estudios de campo en cueva de Funche podemos observar las huellas de una industria de la concha continuada y mantenida. En niveles tardíos se logró colectar la cantidad de 31 gubias de concha. Esto nos da a entender que la gubia no aparece desde la base misma del poblamiento y es un elemento fundamental para el descubrimiento del precerámico cubano (Alonso, 1995).

Tenemos además los morteros-majadores que aparecen en casi todos los sitios arqueológicos de habitación aborigen de la región, ejemplo en cueva de La Pintura 1982. A pesar de que la fuente de cantos rodados se localiza en el macizo montañoso del Pan de Guajaibón, Sierra del Rosario. Las areniscas son las de más amplia distribución y sustituyen a las rocas bauxíticas en el ajuar percusivo y moledero de las comunidades aborígenes en Pinar del Rio (Dacal, 1970).

Janus Kozlowski, autor de los primeros estudios tecnotipológicos del ajuar de piedra tallada de los aborígenes de Cuba distinguió dos industrias asimilables para la variante cultural Guanahacabibes: la del sitio de" Guayabo Blanco" conocido en Pinar del Río en el sitio Cueva de Soroa y los conjuntos de Cueva Funche (Kozlowski, 1975: 17).

Los restos humanos se han encontrado por lo general en los sitios considerados de enterramientos o funerarios tal es el caso de cueva de Román ubicado en la sierra de Sumidero en el municipio de Minas de Matahambres, cueva El Arriero, municipio Viñales (Figura 6), entre otros.

Para conocer las culturas antiguas que habitaron el occidente de Cuba fue necesario escudriñar en los estudios realizados del Dr. Enrique M. Alonso Alonso, y otros autores sobre la etapa precolombina, donde plantean que el occidente de Cuba fue poblado, mayoritariamente, por los Guanatahabeyes y los Siboneyes (Figura 7). Las investigaciones arqueológicas y etnohistóricas realizadas han hecho posible confirmar no solamente la presencia de esas culturas sino también, la validez de su organización social y económica, su etnicidad, procedencia, lengua, religión, costumbres, áreas de habitación, modo de vida y rasgos culturales. Toda esta información ampliada y ajustada la podemos apreciar durante el recorrido por la sala expositiva. Para el conocimiento de la gran diversidad de público existente de cualquier grupo etario.

De esta manera se logra informar sobre el primer poblamiento humano en lo que actualmente es la provincia de Pinar del Río con datos aproximados según análisis radiocarbónico. Se conoce que arribaron por vía marítima, aprovechando las corrientes del Mar Caribe y el Golfo de México (Figura 8).No se ha conseguido determinar los lugares de procedencia de los Guanahatabeyes, siendo los más probables La Florida y Centroamérica. Los Siboneyes arribaron a Cuba desde Suramérica, por el Arco de las Antillas (Alonso; 1995).

Toda la información antes mencionada le permite al público y personal interesado interactuar con el entorno que se expone (cueva, y objetos expuestos). La misma aparece en la sala expositiva y se concentra en una gigantografía como elemento didáctico. Así como también existe un pie de pieza por cada objeto expuesto que representa la cultura de los aborígenes de Pinar del Rio; tal es el caso de utensilios del ajuar doméstico, la alimentación y las artes. Es importante destacar que estos utensilios son además un legado para nuestra cultura cubana: son parte de la vida cotidiana del cubano, tanto en áreas urbanas como rurales.

Se concibió como método realizar una evaluación a los efectos del impacto social de la exposición por lo que se utilizaron tres instrumentos. El libro del visitante, la guía de observación y la encuesta. El primero sirve para recoger impresiones generales y sugerencias del público, el segundo para evaluar sus actitudes en la sala, y el tercero, fundamentalmente, para valorar la asimilación de los elementos cognitivos que facilita la exposición.

DISCUSIÓN

La investigación ha permitido abordar una temática importante sobre el patrimonio arqueológico, facilitando socializar un resultado que se ha logrado a partir del análisis destallado que surge del proyecto El patrimonio arqueológico de Pinar del Rio. Evaluación del riesgo natural y antropogénico para su preservación. En el desarrollo de la misma se conjuga de forma teórica y práctica los valores históricos y patrimoniales que posee las evidencias materiales que existen en el registro de sitios arqueológicos, así como la disponibilidad y autenticidad de estos. Se evidencia un reto importante dentro de la ciencia arqueológica, la manera de conjugar conexiones para generar un aprendizaje didáctico- práctico y efectivo. Esto a su vez se ha logrado utilizando elementos identitarios procedentes de nuestra Historia Regional a partir de los descubrimientos aportados por la Arqueología realizada en Pinar del Rio desde hace más de 30 años.

CONCLUSIONES

De acuerdo a los elementos que hasta aquí conocemos, que han influido en el desarrollo de la creación y exposición de la cueva ex situ Sitios Arqueológicos de Pinar del Rio, como representación del patrimonio arqueológico aborigen, en el museo de Historia Natural "Tranquilino Sandalio de Noda", se puede concluir que:

  • Por las características del espacio y la utilización de un moderno sistema de iluminación, económico y práctico, diseñado especialmente para este espacio, es atractiva y de fácil visitación y estancia observativa.
  • Constituye un recurso didáctico muy efectivo ya que exhibe el objeto real, simulando, en gran medida, la forma en que este se encuentra en la naturaleza.
  • Desde el punto de vista vivencial, supera los libros, los videos y otros recursos didácticos.
  • Induce a la interacción física, cognitiva e interpersonal. Supera a otras exposiciones estáticas, que sólo inducen a la mera contemplación del objeto tras un cristal.
  • Es una ventana que permite visualizar los resultados de la investigación científica.
  • Es una herramienta que tributa a la formación y fortalecimiento de la cultura, conciencia y sensibilidad del público en materia ambiental.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Alonso, Enrique M. (1989): Estudio de la variante cultural Guanahacabibes (inédito). Departamento de Arqueología, Centro de Arqueología y Etnología de la Academia de Ciencias de Cuba.

Alonso, Enrique M. 1995. Fundamentos para la historia del Guanahatabey de Cuba. Editorial Academia, La Habana. 131 pp.

Alonso, Enrique M. 1992. Caracterización Primaria del Potencial Arqueológico de Pinar del Río. Editorial Academia.36pp.

Bunge, Mario. 1972. La Investigación Científica, Editorial Ciencias Sociales, La Habana. 934pp.

Dacal Moure, Ramón. 1968. Introducción a la Arqueología de Guanahacabibes. Editorial Universitaria, La Habana. 167pp.

De La Hoz, P. 2007. Marcio Veloz Maggiolo en defensa de la identidad. En: La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana. Año VI. La Habana del 7 al 13 de julio

Febles, Jorge. 1988. Manual para el estudio de la piedra tallada de los aborígenes de Cuba. Editorial Academia.134p.

Harrington, M. R. 1935. Cuba Antes de Colón. Editorial, La Habana. 437pp.

Instituto Cubano de Antropología. Fondo Departamento de Arqueología. 2012. Censo de sitios arqueológicos aborígenes de Cuba. La Habana. 257pp

Kozlowski, Janusk. K. 1973. Técnica de la talla y Tipología de los instrumentos Líticos. Editorial pueblo y Educación.157p.

Rivero de la Calle, Manuel. 1986. Arqueología Aborigen de Cuba. Editorial Gente Nueva. .167pp.

Núñez Jiménez, Antonio. 1980. 40 años explorando a Cuba. Editorial Academia. La Habana. 521pp.

Núñez Jiménez, Antonio. 1984. Bojeo, en Cuba. La Naturaleza y el hombre, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 702pp.

Ortiz, Fernando. 1935. Historia de La Arqueología Indo cubana. Cultural, S.A. (colección "Libros Cubanos", Vol. XXXIII), La Habana. 457 pp.

Pichardo Moya, Felipe. 1949. Cuba Precolombina. Editorial Librería Selecta. La Habana.117pp.

Robaina, J. y otros. 2003. La Arqueología en la construcción de un discurso sobre identidad cultural en Cuba. Revista Catauro de Antropología. Año 5. No 8/ 2003. p 47-61.

Tabío, E. y E. Rey. 1979. Prehistoria de Cuba. Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 2da edn. 234pp.


Fecha de recepción: 12 de marzo de 2018
Fecha de aceptación: 10 de julio de 2018

María Rosa González Sánchez. Centro de Investigaciones y Servicios Ambientales, ECOVIDA, Pinar del Río. Km 2 ½ carretera a Luis Lazo. CP. 23000. Teléf. 48750060 o 48750063 ext 111. Correo electrónico: mariarosa@ecovida.cu

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Copyright (c) 2018 María Rosa González Sánchez, Geidys León Amador, Tamara Abrante Hernández

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.